Los lugares tienen tu energía

Aunque hayamos puesto techos y paredes para delimitar nuestros espacios, lo cierto es que habitamos en el mismo vacío que conforma nuestros átomos y nuestros cuerpos y seguimos habitando el mismo espacio en el que cada cosa del universo habita. Los muros guardan el diálogo que un día comenzamos y las viejas casas tienen el lenguaje de muchas generaciones que las habitaron. Como en una placa fotográfica sensible, imprimimos nuestra presencia silenciosa en la materia de los lugares que habitamos 

Detalles

Soñemos juntos

En el proceso intangible de soñar, lo infinito y lo local, lo momentáneo y lo intemporal se integran y se completan; es una realidad insólita en la que lo posible y lo imposible confluyen y el absurdo deja de serlo: el tiempo se comprime en el ahora y se expande a la eternidad; el espacio se reduce a la singularidad del aquí, para hacer posible el viaje al infinito.

Detalles

Los códigos del amor

Hay amor en el silencio que nos une en la misma reverencia, en la palabra que se gesta en el corazón y vibra en la garganta, en la oración devota y la meditación silenciosa. El amor viene del alma, regresa al alma, es esta fuerza misteriosa que puede controlar la tempestad con su inalterable calma. Es la sabiduría de un consejo que da vida a la palabra. 

Detalles