La verdad os hará libres

Podemos cambiar. Comencemos por abrir nuestro corazón a esa mirada vulnerable y abierta que nos conmueve, día a día, y que nos doblega en profunda reverencia ante la inmensidad de la vida, ante la complejidad del misterio y que hace que la verdad más profunda sea en nosotros un surco abierto y fecundo, un sincero “no sé, exploremos…”