Sintergética y Manos

Despertar el potencial sanador para restaurar nuestro programa de salud original y adquirir herramientas para sanar nuestra vida y servir mejor. Es esta la invitación cordial en esta sección.

Gracias por tu compañía.

Estamos unidos en el alma

La sanación con las manos

De ser soporte, o instrumento de ataque o de defensa, las manos se fueron convirtiendo en herramientas para recolectar frutos y semillas, liberar sus esencias nutritivas, generar el fuego, labrar la piedra, construir herramientas primitivas para cazar, pescar, y cultivar la tierra. Una vez lograda su estructura actual hace más de tres millones de años, la mano no ha cesado de evolucionar en sus funciones cada vez más complejas y sutiles.

Detalles

Hacia una nueva ciencia de la unión a través de las manos

Las posturas externas de las manos simbolizan un lenguaje interno, que se ha grabado por millones de años en la biología del cerebro. No podría sorprendernos si vemos la enorme superficie del cerebro correspondiente a la representación sensorio-motora de las manos. En la geometría de estas representaciones descubrimos cómo la confluencia central del lenguaje, el movimiento y las emociones, se puede expresar como una corriente de conciencia en nuestras manos. 

Detalles

Una breve introducción a la concepción sintergética de los cinco movimientos de la conciencia.

En la tradición hindú del ayurveda – ciencia de la vida – todo está constituido por cinco elementos o movimientos básicos y sus interacciones, que forman distintos niveles de todo lo manifestado. En la sintergética hemos desarrollado las correspondencias entre las propiedades del holón, como unidad dinámica de la conciencia, y las propiedades con las de estos cinco movimientos. Esta correlación es uno de los pilares del modelo terapéutico de sintergética y de manos para sanar. 

Detalles

El oído y el sonido en la terapéutica

El pabellón auricular “escucha” al cerebro, y por su mediación a todo el cuerpo, es una especie de estación de relevo de la formación reticular y de su comunicación con el cerebro y el sistema nervioso periférico. Es por esto que desde el pabellón auricular podemos incidir, con estímulos muy específicos, sobre procesos tan complejos como el dolor, la fatiga, el aprendizaje, la memoria, la lateralidad, etc.

Detalles