¿Cómo ser constructores de la paz?

La paz no puede tener el precio de renunciar a la propia dignidad. La paz es posible en el centro de la tormenta, es quietud dentro del movimiento, es el silencio imperturbable del ojo del huracán. Lejos de ser una actitud pasiva la paz es el resultado heroico de la honestidad a toda prueba, del compromiso con los cambios indispensables para generar la estabilidad dinámica que caracteriza la evolución social.

Detalles

Servir el plan de luz y amor – Meditación guiada

Para que todos los días sean días de la tierra, de los animales y las plantas, del aire y de las aguas, celebremos juntos este día de la tierra. Unamos nuestros corazones y gargantas en una gran plegaria para canalizar las energías de la luz y del amor, en un torrente de buena voluntad. Avivemos el fuego del servicio, demos lo mejor de nosotros mismos y sintamos que la humanidad es un centro de inteligencia creativa en la tierra.

Detalles