El telar del alma

El alma teje en el telar de nuestra personalidad, compuesta por la sustancia del temperamento, que es como la urdimbre biológica, y por el carácter, que es el entramado de hilos que vamos entretejiendo sobre el temperamento. Así, diseñamos un carácter único, sobre la materia prima de los hilos recibidos de los antepasados – el temperamento – para tejer el tejido complejo de la personalidad.

Detalles

Los grandes sistemas biológicos son sistemas de aprendizaje

Cuando el cerebro procesa información crea estructuras neurales de hasta 11 dimensiones, que no son espacios físicos sino espacios matemáticos. Para tener una visión más clara sobre la operación de esta gigantesca red de redes, los científicos utilizaron supercomputadores y una nueva rama de las matemáticas, la topología algebraica. Esto les ha permitido determinar cómo nuestro cerebro crea formas y espacios geométricos muy intrincados, que parecen castillos de arena.

Detalles

Una nueva cultura de relaciones humanas

El universo, el hombre, todo cuanto existe, existe en relación. Vivimos en nuestras relaciones humanas. Estas tienen la connotación de una inteligencia profunda que es propia de la humanidad, donde emerge la conciencia de la conciencia. todo cuanto existe es un patrón de relaciones. Este patrón de mundos entretejidos establece una continuidad indivisible entre el átomo, el ser humano y las galaxias.

Detalles